Vuelos recreativos, ¿qué puedo hacer con mi dron?

Normativa-vuelos-recreativos
1 Comentario

Hace unos meses, AESA puso de manifiesto una serie de normas que se deben cumplir. El uso de drones para hobbies y vuelos recreativos no necesita homologación por parte de AESA, pero como todo se deben cumplir unas normativas de seguridad para evitar accidentes no deseados. Si deseas utilizar el dron para fines comerciales o profesionales, debes acudir a AESA porque aplicaría otro tipo de Normativa.

¿Qué necesitas saber antes de utilizar el dron?

  • Siempre has tenerlo a la vista y nunca superar los 120 metros de altura.
  • No es necesario ser piloto pero se debe volar con seguridad
  • Sólo se pueden volar los drones en zonas adecuadas para ello. Por ejemplo, zonas de vuelo de aeromodelismo, zonas despobladas etc..
  • Los daños que cause el dron son responsabilidad de quién lo maneja

¿Qué NO puedo hacer con el dron?

  • No puedo volarlo en zonas urbanas
  • No puedo volarlo sobre aglomeraciones de personas: parques, playas, conciertos, bodas, manifestaciones,  procesiones, etc..
  • No puedo volarlo de noche
  • No puedo volarlo cerca de aeropuertos, aeródromos, etc.
  • No puedo volarlo donde se realicen vuelos con otras aeronaves a baja altura (zonas de parapente, paracaidismo, aeródromos, helipuertos.
  • No puedo poner en peligro a terceros

El dron no es un juguete, es una aeronave. El uso imprudente de un dron puede tener consecuencias graves y las multas por su uso indebido pueden alcanzar los 225.000€. Evita poner en peligro a otros aviones, a las personas, y bienes en tierra.

Este artículo fue publicado por la Agencia Espacial de Seguridad Aérea (AESA) en mayo de 2016. Ahora vamos a interpretar la ley y algunos conceptos que nos comenta AESA.

¿Qué dice la ley sobre el uso de drones para vuelos recreativos?

En primer lugar está la Ley 18/2014 que, en los artículos que van del 50 al 53, regula la operación de aeronaves civiles pilotadas por control remoto. El no superar los 120 metros de altura y siempre tener el dron a la vista es algo que allí se menciona, pero cabe destacar que esta Ley únicamente se aplica a uso de aeronaves pilotadas por control remoto de peso inferior a 150 kg y con fines comerciales o profesionales (como la investigación, vigilancia, etc.), tal y como explican en el artículo 150.2 de la Ley de Navegación Aérea:

“Las aeronaves civiles pilotadas por control remoto, cualesquiera que sean las finalidades a las que se destinen excepto las que sean utilizadas exclusivamente con fines recreativos o deportivos, quedarán sujetas asimismo a lo establecido en esta Ley y en sus normas de desarrollo, en cuanto les sean aplicables. Estas aeronaves no estarán obligadas a utilizar infraestructuras aeroportuarias autorizadas, salvo en los supuestos en los que así se determine expresamente en su normativa específica.”

Esto no significa que cualquiera pueda usar su dron como le dé la gana siempre que sea un uso personal, ya que existen varias leyes relacionadas con la navegación y seguridad aérea que hay que cumplir al ser estos dispositivos considerados aeronaves (según la definición de la UE). ¿Qué significa esto? Que, igual que un avión no puede entrar en espacio aéreo controlado sin autorización, un dron tampoco puede. Así que ya sabes: nada de aeropuertos ni otras zonas con espacio aéreo restringido.

Los drones, tanto para uso comercial como de recreo, son aeronaves y deben cumplir las leyes aeronáuticas vigentes

Pero la plaza de mi pueblo no es espacio aéreo controlado, ¿no? Posiblemente no, pero tampoco puedes hacerlos volar allí. Así lo establece el Real Decreto 552/2014, de 27 de junio, por el que se desarrolla el Reglamento del aire y disposiciones operativas comunes para los servicios y procedimientos de navegación aérea y se modifica el Real Decreto 57/2002, de 18 de enero, por el que se aprueba el Reglamento de Circulación Aérea en su Capítulo II Artículo 4.1:

“No se realizará ningún vuelo sobre aglomeraciones por debajo de las alturas mínimas previstas en SERA.3105, salvo aquellas operaciones que, excepcionalmente y por razones de interés general debidamente justificadas, se autoricen por el Director de Seguridad de Aeronaves de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea a instancias del operador, sin perjuicio de las alturas mínimas que resulten de aplicación conforme a la normativa específica que regule las distintas actividades aeronáuticas y de las exenciones para operaciones especiales”.

¿Qué quieren decir con “aglomeraciones”? La legislación europea (SERA) de la que se adapta el artículo nos da más pistas, pero básicamente estaríamos hablando no solo de zonas urbanas, sino también de otras localizaciones o eventosen los que exista un grupo de gente aunque sea “al aire libre”:

“SERA 3105: Excepto cuando sea necesario para despegar o aterrizar, o cuando se tenga permiso de la autoridad competente, las aeronaves no volarán sobre aglomeraciones de edificios en ciudades, pueblos o lugares habitados, o sobre una reunión de personas al aire libre, a menos que se vuele a una altura que permita, en caso de emergencia, efectuar un aterrizaje sin peligro excesivo para las personas o la propiedad que se encuentren en la superficie. […]”

Hace unos meses, la AESA respondía a las consultas de los ciudadanos explicando por las normas a seguir para el uso recreativo de su dron y decía que era necesario cumplir el punto 2.3.1.1 del Reglamento de la Circulación Aérea. Por tanto, y según su interpretación, “deberá evitar volar en zonas en que se realicen vuelos de aeronaves tripuladas a baja altura así como en zonas urbanas y donde haya presencia de personas“:

“Operación negligente o temeraria de aeronaves. Ninguna aeronave podrá conducirse negligente o temerariamente de modo que ponga en peligro la vida o propiedad ajenas”

Dicho Reglamento ya no está en vigor porque se ha tenido que adaptar la norma europea SERA con el Real Decreto 552/2014 que decíamos antes, pero en dicho reglamento impuesto por la UE recogen algo similar en su artículo SERA.3101 y las conclusiones pueden ser las mismas:

Ninguna aeronave podrá conducirse negligente o temerariamente de modo que ponga en peligro la vida o propiedad ajenas.

Espero que este artículo, te haya aclarado los conceptos y normativas de seguridad sobre el uso de vuelos para uso de drones para vuelos recreativos no profesionales. y recuerdo el dron ¡NO ES UN JUGUETE!

Artículo leído en el blog de HEMAV

ENTRADAS RELACIONADAS